Señal de zona ATEX (Altamente Explosiva).

Atmósferas explosivas: tipologías y medidas preventivas

Existen actividades y condiciones en las que es posible que se forme una atmósfera explosiva que origine tanto daños materiales como a los propios trabajadores. Por ello, y de acuerdo con la normativa aplicable, es necesario clasificar las áreas de riesgo y adoptar las medidas de protección necesarias, tanto técnicas como organizativas.

 

Las principales industrias o zonas donde es frecuente o se debe prestar atención a las atmósferas explosivas, y por tanto, contar con estrategias de prevención y control son, entre otras, industria química, vertederos, industria alimentaria, talleres de pintura y esmaltado, espacios confinados, refinerías, industrias de reciclado de residuo, …

¿Qué es una atmósfera explosiva?

Según la norma del Real Decreto 681/2003, una atmósfera explosiva (ATEX) es la mezcla con el aire, en condiciones atmosféricas, de sustancias inflamables en forma de gas, vapor, niebla o polvo, en la que, tras una combustión, se propaga a la totalidad de la mezcla no quemada.

 

Desde la prevención, se consideran áreas de riesgo, aquellas en las que puedan formarse atmósferas explosivas, en tal cantidad, que sea necesario la adopción de medidas especiales para proteger la seguridad y salud de los trabajadores.

Clasificación de las zonas de trabajo con riesgo de ATEX

De acuerdo con la normativa aplicable, es necesario la clasificación de las zonas con riesgo de atmósferas explosivas, en función de la mayor o menor frecuencia con que se produce y su permanencia y, de adoptar las medidas necesarias para evitar cualquier combustión que pudiera originar una explosión.

 

Medidas preventivas y de protección en una zona con riesgo de ATEX

Las medidas preventivas y de protección para una zona con riesgo de ATEX son en primer lugar, evitar la aparición de dichas atmósferas, a través de la sustitución de las materias combustibles, la limitación de la concentración de polvo o la inertización.

 

En caso de que estas primeras medidas no sean posible o suficiente, se debe evitar la combustión de la atmósfera explosiva mediante la eliminación de las llamas, superficies calientes, chispas de origen mecánico y/o eléctrico, motores térmicos, etc.

 

Y, en último lugar, disminuir los efectos de una explosión, a través de dispositivos de descarga de presión, equipos resistentes a la explosión, …

Todas estas medidas se deben contemplar con medidas organizativas como instrucciones por escrito, señalización, formación, programas de limpieza, etc.

 

Puedes ampliar y completar esta información, más detallada, a través de la Guía técnica para la evaluación y prevención de los riesgos derivados de atmósferas explosivas en el lugar de trabajo elaborada por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo.

En FIT Safety contamos con personal altamente cualificado y capacitado para asesorarte a la hora de detectar y adoptar las medidas preventivas necesarias para trabajar en espacios con posible presencia de atmósferas explosivas. Asimismo, contamos con un servicio de revisión y calibración de medidores de gases, para realizar los trabajos en zonas de ATEX con toda la seguridad posible. Para ponerte en contacto con nosotros, puedes hacerlo a través de:

 

  • Formulario de contacto.
  • Correo electrónico: info@fitsafety.es
  • Teléfonos: 928 365 696 o 682 621 783.

 

 

Fuente: Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio