Equipos de protección individual. ¿Qué son y cuándo deben utilizarse?

El uso de los equipos de protección individual (EPI) en el lugar de trabajo está unido a la aplicación de dos reales decretos, transposiciones de sendas Directivas de la Unión Europea, el Real Decreto (Directiva 89/656/CEE) relativa al uso de los EPI y el Reglamento (UE) 2016/425, relativo a su comercialización.

Con esta entrada, se pretende dar una respuesta organizada a las necesidades de información y asesoramiento en relación con la selección y uso de los EPI para la protección contra los riesgos presentes en el lugar de trabajo.

¿Qué es un EPI?

Cualquier equipo destinado a ser llevado o sujetado por el trabajador para que le proteja de uno o varios riesgos que puedan amenazar su seguridad o su salud en el trabajo.

Hay situaciones en las que el EPI está diseñado para proteger de varios riesgos que pueden ocurrir simultáneamente, por ejemplo unas gafas de protección frente a radiaciones e impactos.

El trabajador usa el equipo para protegerse a sí mismo y no a terceras personas. Los equipos de protección empleados para proteger a distintas personas de las que los llevan no son EPI.

La ropa de trabajo corriente y los uniformes que no protejan de ningún riesgo y que únicamente sean utilizadas para preservar la ropa personal o con propósitos de uniformidad no son EPI.

¿Cuándo debe utilizarse?

Los EPI deberán utilizarse siempre que existan riesgos para la seguridad o salud de los trabajadores que no hayan podido evitarse o limitarse suficientemente por medios técnicos de protección colectiva o mediante medidas de organización del trabajo.

La decisión de utilizar un EPI debe estar precedida de la preceptiva evaluación de riesgos. A partir de sus resultados se determinará el conjunto de medidas y actividades preventivas que deben realizarse para eliminar o reducir y controlar dichos riesgos.

En la planificación de estas medidas, se tendrán en cuenta los principios de la acción preventiva, por lo que, la adopción de medidas técnicas de protección colectiva y/u organizativas debe anteponerse a la protección individual.

Hay varias razones por las que el EPI debe ser considerado como el último recurso:

  • Protege solo a la persona que lo lleva, mientras que, las medidas de control en la fuente del problema protegen a todas las personas del lugar de trabajo.
  • Los niveles máximos de protección del EPI difícilmente se consiguen en la práctica, y el nivel real de protección es complicado de evaluar. La protección efectiva o real solo se consigue mediante el EPI apropiado, correctamente ajustado y usado, y mantenido adecuadamente.
  • El EPI puede limitar al usuario en cierta manera, dificultando sus movimientos o visibilidad.

¿Qué condiciones debe cumplir?

¿Cómo se selecciona?

Las actuaciones que deberán llevarse a cabo en la selección del EPI se muestran en el siguiente esquema, donde también se referencian los correspondientes puntos del Real Decreto 773/97.

En FIT Safety contamos con técnicos cualificados que podrán asesorarte y ayudarte a escoger correctamente los EPI que mejor se adapten a tus trabajos o proyectos. Puedes ponerte en contacto con nosotros a través del correo electrónico info@fitsafety.es o a través de los teléfonos 928 365 696 o 682 621 783.

Fuente: Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo.

Comments (0)

Producto agregado a la lista de deseos
Producto agregado para comparar.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

¿En qué podemos ayudarte? Te atenderemos a la mayor brevedad posible.